Destacados

ver más
Encuentro nacional de CorosPOR Colegio Adventista Santiago Sur
009/10/2018

Encuentro Coral

Temarios evaluaciones PAS 1° semestre POR Colegio Adventista Santiago Sur
Invitación de fiestas patriasPOR Colegio Adventista Santiago Sur
Calendarios de Evaluación Octubre-NoviembrePOR Colegio Adventista Santiago Sur
comunicacion POR Colegio Adventista Santiago Sur
SUSPENSION DE CLASESPOR Colegio Adventista Santiago Sur

Vídeos

ver más

Acceso a WebClass

SISTEMA ADMINISTRACIÓN ESCOLAR

Matrículas Abiertas

Plan Lector

BLOG PORTAL

Lectura Bíblica: Génesis 32

Jacob anuncia su llegada a Canaán

1 Jacob siguió su camino y ángeles de Dios salieron a su encuentro. 2 Cuando los vio, dijo: “Campamento de Dios es este”. Y llamó a ese lugar Mahanaim (Dos campamentos). 3 Y Jacob envió mensajeros delante de sí a su hermano Esaú, a la tierra de Seir, campo de Edom. 4 Y les mandó: “Decid a mi hermano Esaú: ‘Así dice tu siervo Jacob. Hasta ahora he vivido con Labán. 5 “ ‘Y tengo vacas, asnos y ovejas, siervos y siervas. Envío a decirlo a mi señor, para hallar gracia en tus ojos’ ”. 6 Y los mensajeros volvieron a Jacob, y le dijeron: “Fuimos a tu hermano Esaú, y él viene a recibirte, y cuatrocientos hombres con él”. 7 Entonces Jacob tuvo gran temor. Se angustió, y distribuyó al pueblo que tenía consigo, y las ovejas, vacas y camellos, en dos campamentos. 8 Y dijo: “Si viniera Esaú a un campamento y lo hiriera, el otro podría escapar”.

Jacob pide la protección de Dios

9 Entonces Jacob oró: “Dios de mi padre Abraham, Dios de mi padre Isaac, Señor, que me dijiste: ‘Vuelve a tu tierra y a tu parentela, y te haré bien’; 10 “indigno soy de toda tu bondad y la fidelidad que has mostrado a tu siervo. Nada más que con mi bordón pasé este Jordán, y ahora estoy sobre dos cam­pamentos. 11 “Líbrame ahora de la mano de mi hermano Esaú, porque le temo, no sea que venga e hiera a la madre con los hijos. 12 “Tú has dicho: ‘Yo te haré bien, y tus descendientes serán como la arena del mar, que no podrán contarse por su multitud’ ”. 13 Y Jacob durmió allí esa noche, y de lo que le vino a la mano tomó un presente para su hermano Esaú. (Prov. 18:16) 14 Doscientas cabras y veinte machos cabríos, doscientas ovejas y veinte carneros. 15 Treinta camellas con sus crías, cuarenta vacas y diez novillos, veinte asnas y diez borricos. 16 Los entregó a sus siervos, cada manada de por sí, y les dijo: “Pasad delante de mí, y poned espacio entre manada y manada”. 17 Y mandó al primero: “Cuando Esaú mi hermano te encuentre, y te pregunte: ‘¿De quién eres? ¿A dónde vas? ¿Para quién llevas esto?’ 18 “Entonces le dirás: ‘Es un presente de tu siervo Jacob, que envía a mi señor Esaú, y él viene tras de nosotros’ ”. (Prov. 18:16) 19 Y mandó también al segundo, al tercero y a todos los que iban tras esas manadas: “Esto diréis a Esaú cuando lo halléis”. 20 Y diréis también: “Tu siervo Jacob viene tras de nosotros”. Porque pensó: “Así apaciguaré su ira con el presente que va delante de mí. Después veré su rostro, y tal vez me reciba bien”. 21 Así mandó el presente delante de él, y durmió esa noche en el campamento.

Lucha de Jacob con Dios

22 Aquella noche Jacob se levantó, tomó a sus dos esposas, a sus dos siervas y a sus once hijos, y pasó el vado de Jaboc. 23 Les hizo pasar el arroyo, e hizo pasar lo que tenía. 24 Y Jacob se quedó solo. Y luchó con él un Varón hasta el amanecer. 25 Y cuando el Varón vio que no podía con él, tocó el encaje de su muslo, y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras luchaba con él. 26 El Varón le dijo: “Déjame, que raya el alba”. Pero Jacob respondió: “No te dejaré, si no me bendices”. 27 Y el Varón le preguntó: “¿Cuál es tu nombre?” Él respondió: “Jacob”. 28 Y él le dijo: “No te llamarán más Jacob, sino Israel (Luchador con Dios), porque has peleado con Dios y con los hombres, y has vencido”. 29 Entonces Jacob le preguntó: “Por favor, dime tu nombre”. Él respondió: “¿Por qué preguntas por mi nombre?” Y lo bendijo allí. 30 Y Jacob llamó a ese lugar Peniel (Rostro de Dios), porque dijo: “Vi a Dios cara a cara, y mi vida fue librada”. 31 El sol salía cuando Jacob atravesó Peniel. Y cojeaba de su muslo. 32 Por eso hasta hoy los israelitas no comen del tendón que está en el encaje del muslo, porque Jacob fue tocado en ese sitio.

Banners

Noviembre de 2018

 

Volver

DomLunMarMieJueVieSab
28293031123
45678910
11121314151617
18192021222324
2526272829301